dijous, 5 de maig de 2011

Cuando sea bueno






Antes de que lean lo siguiente, quiero aclarar, que no todas las historias que cuento son autobiográficas, que cada uno interprete lo leído de acuerdo a su conveniencia.
Lo que sí debo decir es que odio el maltrato infantil en todas sus formas. Odio los gritos de un niño al sentirse agredido, pero lo que más detesto es ver la triste mirada de un niño cuando un verdugo a lastimado su alma.

Ya no haré travesuras papá,
ya no encenderé tu cólera papacito.
Tengo miedo, mucho miedo,
escucho tu voz al llegar
y mis pies quieren ir a recibirte;
mas mi cerebro dice no, no,
el terror se aproxima a mí,
me quedo paralizado.

Llegas, saludas y yo no puedo moverme,
te saludo mecánicamente.
En silencio te miro,
quisiera correr a abrazarte, mas no puedo.
Deseo salir corriendo, esquivarte,
mas no debo hacerlo, eso me delataría,
me quedo callado, quieto,
espero y espero.

Empiezas a dar órdenes,
primero a mi Madre,
luego uno por uno a todos,
en silencio rezo: por favor Dios,
que todo se haga correcto,
que no haya ningún error,
que no insulte, que no grite.

Te diriges a mí, me preguntas algo,
te contesto despacio con recelo,
ordenas y yo corro a buscar lo pedido,
voy de un lado a otro confundido,
busco y busco y no encuentro,
estoy nervioso, mis piernas tiemblan,
me gritas que me dé prisa,
te contesto débilmente,
por fin encuentro lo que buscaba,
corro a ti de prisa, el corazón me late,
espero tu grito; qué alivio.
Esta vez no has gritado.

Por qué has sembrado en mí este miedo,
por qué no eres mi ángel, eres mi demonio,
quiero aprender a quererte y no puedo,
un miedo irracional me domina.
Odio tu voz, tu presencia,
aborrezco tus gritos, tus maldiciones,
cuando me maltratas,
me alejo aún más de ti,
no te amo, creo que te odio,
no te respeto, te tengo miedo.

Soy un niño, no me ultrajes,
respétame, dame cariño,
no necesito tus golpes,
necesito tus caricias,
no necesito tus gritos,
necesito tus consejos,
dame tu amor, enséñame a quererte,
papá por favor: no grites,
papá no me hagas daño,
Prometo seré bueno,
te juro lo intentaré,
estudiaré, me portaré bien.

Cuando sea bueno,
no me maltratarás más Padre mío,
me tomarás de la mano,
me llevarás contigo,
me aconsejarás, me guiarás,
me querrás como se quiere a un hijo,
me amarás Papá.
Cuando sea bueno.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada